In Domini - www.indomini.es.tl
  7caminofe
 
.:: ¿EL CAMINO Y CRECIMIENTO DE LA FE? ::.
     Lo que aquí verás es un texto para reflexionar “para jóvenes como tú...”, tal como lo dice nuestro querido padre Coró: ”...parece largo pero no es solo para ser leido sino meditarlo.” Primero, medita detenidamentela lectura bíblica, luego medita la reflexión.

Mc 5,21-43
5:21 Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y él se quedó junto al mar.
5:22 Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies,
5:23 rogándole con insistencia: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva”.
5:24 Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados.
5:25 Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias.
5:26 Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor.
5:27 Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto,
5:28 porque pensaba: “Con sólo tocar su manto quedaré curada”.
5:29 Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal.
5:30 Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: “¿Quién tocó mi manto?”
5:31 Sus discípulos le dijeron: “¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?”
5:32 Pero él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido.
5:33 Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad.
5:34 Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad”.
5:35 Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: “Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?”
5:36 Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: “No temas, basta que creas”.
5:37 Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago,
5:38 fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba.
5:39 Al entrar, les dijo: “¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme”.
5:40 Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba.
5:41 La tomó de la mano y le dijo: “Talitá kum”, que significa: “¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!”
5:42 En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro,
5:43 y él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que dieran de comer a la niña.
 
Reflexión
 21. Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra orilla - Jesús está siempre en camino, no se queda en un lugar solo, de nuevo regresa en la barca va a la otra orilla, busca a las ovejas, a sus ovejas y por eso el va y no espera que ellas lleguen... y se aglomeró junto a él mucha gente; son muchos los que buscan a Jesús y se aglomeran a su alrededor... ¿con cuales intenciones? ¿Que es lo que desean lograr? ¿Que buscan en Jesús y que quieren de Jesús? El estaba a la orilla del mar. Jesús camina a la orilla del mar donde está la vida, pero también puede estar la muerte porque las aguas pueden arrastrar hacia dentro, atrapar en la profundidad de la muerte... Jesús allí va para ser La Vida, para donar Vida.
 
 22. Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies, Jairo uno de los que tenían autoridad busca Jesús, delante de El, cae de rodilla a sus pies, reconociendo la autoridad de Jesús. La suya no es todavía fe en Jesús pero gran confianza en el. 23. y le suplica con insistencia diciendo, No habla como el centurión que dice: “basta que tu digas una sola palabras”. Allí de rodilla frente a Jesús, el que era autoridad, Jairo, hombre lleno de poder ora, y ora con insistencia, porque reconoce que Jesús es un maestro diferente a los demás: «Mi hija está a punto de morir; allí está Jesús de nuevo a la orilla del mar a la otra orilla para donar la vida - ven, impón tus manos sobre ella, como decir trasmite la fuerza que llevas dentro de ti por medio de la imposición de tus manos - para que se salve y viva.» Eso es lo que dona Jesús: salvación y vida donde hay muerte y destrucción.
 
 24. Y se fue con él. Y Jesús se fue a caminar con el. A Jesús le importa Jairo y deja todo lo demás para realizar el camino de la vida y de la salvación con Jairo auque todavía no cree totalmente en Jesús. Lo que Jesús busca por el momento su amistad, su disponibilidad para que durante el camino crezca de tal manera su amistad y se convierta en fe. Nos podemos preguntar en Iglesia Joven si tenemos la misma actitud e disponibilidad de Jesús de realizar un camino de crecimiento que va desde la confianza y la amistad a la fe en Jesús... caminando al lado de cada joven... de saberlo acompañar en sus momentos importantes de su vida, de decisión para saber escoger el bien y dejar el mal...
     Le seguía un gran gentío que le oprimía. Eran muchos los que seguía a Jesús pero como siguen, que buscan en el... ¿Cuantos jóvenes pasaron por Iglesia Joven... donde están ahora? ¿Que sucedió con muchos de ellos? ¿Siguen el camino de crecimiento en la fe? Un gentío así grande que oprimía a Jesús, hambrientos de su Salvación, de su Vida, hambrientos de valores, con hambre y de de Dios. Para ellos Jesús hizo brotar del corazón de los jóvenes su Iglesia, Iglesia Joven. Jesús tenía la plena confianza que Jairo iba pasando de la confianza y amistad natural a la fe en El. Jairo era una persona que buscaba salvación y vida para su hija que estaba muriendo...
 
     25. Entonces, ...es interesante en este texto de marcos como se introduce lo que está sucediendo en esa orilla del mar... una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, 26. y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor, ...esta es la historia de muchos humanos... cuando con todo los medios buscan ser curados y están dispuestos a gastar todo lo que tienen entregando a falsos médicos y curanderos todo... y sin recuperar la salud al contrario yendo de mal en peor... pero esta mujer 27. habiendo oído lo que se decía de Jesús, había abierto no solo los oídos al anuncio – al kerygma – sobre lo que se decía de Jesús... y desde ese anuncio en su corazón brotó la fuerza de tomar la decisión de acercarse a Jesús. El anuncio, la evangelización es la semilla de la Palabra de Dios colocada en el corazón de las personas que la acogen con disponibilidad y ella creciendo hace surgir la fuerza del cambio de vida... por eso ella mujer con una enfermedad considerada en aquel tiempo contagiosa y por lo tanto tenía que vivir apartada de los demás, era considerada mujer llena de pecados... ella con la noticia del evangelio en su corazón - se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Si se acercó por detrás porque no podía hacerlo delante de Jesús y no le estaba permitido ni siquiera acercarse a las personas... pero su fe era sí “grandota” y fuerte que vence todos los temores y se acerca y ... toca su manto -
 
     28. Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré.» Tocó el manto que cubría la cabeza de Jesús. Era le manto que Jesús utiliza cuando estaba en oración – corazón a corazón – con su Padre Dios. Ella se mete en esa sintonía de la oración de Jesús. Se mete en relación con El por medio de su oración llena de fe... e 29. Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal. Claro la fe logra el acontecimiento extraordinario en nuestras vidas... el milagro.
 
     30. Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, - esa fuerza era la que buscaba esa mujer, así como la buscaba Jairo para su hija que estaba muriendo. Jairo está allí presente y seguramente su corazón está cambiando, se está realizando la conversión... su confianza y disponibilidad de caminar con Jesús y en Jesús se está trasformando en fe en El. Podemos estar presentes pero como estamos, ¿con cuales actitudes, como percibimos el misterios de la presencia de Jesús entre nosotros y en nosotros mismos como hijos suyos?
     Jesús - se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?» Que pregunta la de Jesús... 31. Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”» Jesús pregunta para que todos se den cuenta de lo que había sucedido y estaba sucediendo. El desea que todos conozcan la verdad el evangelio, desea que sobre todos los que están más cerca de el se responsabilicen de anunciar los misterios de la fe... que sepan romper la timidez, se hagan fuerte, sena generosos, protagonistas... atrevidos como esa mujer que se mete en medio de tantos y aunque sea por detrás logra con fe, con ese propósito que lleva en el corazón, si logro tocar aunque sea solo... tocar a Jesús, entrar en comunicación con Jesús... Que hacemos y que vencemos para ir contracorriente hasta poder tocar a Jesús? El que no va contracorriente se lo lleva la corriente en el lodazal de la vida en la basura, arrastrado... hasta lo más profundo como el hijo que se fue de la casa de su padre... se sintió basura, sintió hambre y no podía comer la comida que el mismo le daba a los cerdos... Cual fue la suplica y la oración de ese joven.... ¿Cual es la suplica y oración que llevamos nosotros en el corazón y con insistencia repetimos una y otra vez para lograr tocar a Jesús, para dejar que su mirada toque nuestro corazón?
     Una mirada de fe... donde está esa mirada llena de fe en Jesús en los ojos de los jóvenes de Iglesia Joven? Como nos ve Jesús y que es lo que desea y quiere ver Jesús en nuestros ojos?
 
     32. Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho. 33. Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, ella la mujer ahora se da cuenta hasta donde había sido atrevida y se cruza con la mirada de Jesús se siente descubierta y... se acercó atemorizada y temblorosa, porque cuando descubrimos la realidad del pecado en nosotros temblamos y nos atemorizamos... por el daño que hemos hecho, por la respuesta sin amor que por nuestra misma fragilidad y debilidad provocamos... ella - se postró ante él
     Y reconoció su situación, tomó conciencia de done estaba y hasta donde estaba y cuanto enferma estaba... y le contó toda la verdad. Que hermoso cuando también nosotros en el sacramento de la reconciliación podemos contar toda la verdad de nuestra vida... de nuestra fragilidad y nuestro pecado... Que hermoso es escuchar la voz de Jesús –
 
     34. El le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad.»
     Jesús la llama hija. La reconoce como parte de su misma vida. Es suya, es una de las personas que Dios Padre le confió. Esto es lo Jesús desea decirnos a nosotros, nos quiere llamar y sentir Hijos, nos quiere como Hijos suyos, los somos pero a veces nos olvidamos de serlos y con muchas pretensiones y a veces prepotencias tiramos la puerta de la casa y nos vamos porque queremos conseguir lo que creemos sea mejor en otras partes.
     El que ha descubierto la fe en Jesús ya no necesita nada más. Jesús le basta y le sobra!
También San Pablo dirá un cierto momento de su vida a los 27 años: “Desde que conocí, amé a Jesús, todo lo demás lo consideré basura” (Fil 3,8).
 
     35. Mientras estaba hablando – Si Jesús no deja de anunciar, de hablar , de comunicar el amor del Padre. El anuncia la salvación. No la impone a nadie. La suya es una propuesta que libremente puede ser rechazada o aceptada. Todo depende de nosotros. El nos dirá: “Si quieres” y a los jóvenes de manera especial le sigue diciendo “Si tu quieres” puedes ser lo que yo desde siempre he deseado para ti. Sepas que nadie pero nadie te ama como yo. Déjate amar y quieres saber lo que es mi amor. “Ámense entre ustedes como yo- Jesús los he amado”. En otras palabras su amor no puede llegar a ser amor hacia mí y entre ustedes hasta que no se sientan amado por mi. Hasta que no prueben, gusten y saboreen mi amor...
     Estoy seguro que son muchos los jóvenes que por medio de Iglesia Joven en estos años han experimentado el amor de Jesús en sus corazones. Son muchos los que me escriben y cuentan y habla de ello. A mi me corresponde ahora solo acompañarlo con mi pobre oración, para sigan con el fuergo y el ardor en sus corazones para que ese amor crezca tanto hasta llenar toda sus vidas y de esta manera ser derramado a su alrededor y donándolo a los demás como el amor de Jesús en el nombre de Jesús.
     Jesús no se cansa, sigue caminando con Jairo y todos los Jairos y mujeres que encuentra por el camino de la vida hasta llegar a la casa. Cuando llegaron algunos de la casa del oficial de la sinagoga para informarle: «Tu hija ha muerto. ¿Para qué molestar ya al Maestro?» Como decir ya no hay nada más ... todo ese esfuerzo y camino aún de ir donde Jesús no valió para nada. No les parece que a veces esta es nuestra actitud frente a ciertos momentos de desaliento? Ya para que? Jesús allí estaba y escuchaba. Jesús está y escucha nuestros desalientos y ... 36. Jesús se hizo el desentendido y dijo al oficial: «No tengas miedo, solamente ten fe».
Se hace el desentendido? No me parece, más bien para mi el tiene la mirada mucho más larga que nuestra mirada de fe. El ve allá donde no puede ver nuestros ojos. No dramatiza las situaciones. Valora de manera diferente. El mismo nos recuerda: “Mis pensamientos no son vuestro pensamientos, mis caminos no son vuestro caminos”. Pero hasta que nos volvamos hombres de Dios, más espirituales según su corazón no podremos ver lo que ahora nos parece imposible de ver. 37. Pero no dejó que lo acompañaran más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago.
     De tanta gente, apóstoles e discípulos que lo siguen tomas lo más cercano a su corazón, los que han crecido más en la fe porque ellos si ya pueden ver... Ellos mismos son los que acompañaba Jesús en el monte Tabor, y están presentes y cercanos en la hora de su agonía... Donde nos encontramos nosotros? Que tipo de amigos de Jesús somos? Jesús me llamaría a seguirlo aún en los momentos más difíciles...? el confía en mi porque ve el camino y crecimiento en la fe... que llevo adelante?
    
     38. Cuando llegaron a la casa del oficial, Jesús vio un gran alboroto: unos lloraban y otros gritaban. La muerte es siempre un misterio grande frente al cual nos sentimos impotentes y las lágrimas y el llanto sale espontáneo.
 
     39. Jesús entró y les dijo: «¿Por qué este alboroto y tanto llanto? La niña no está muerta, sino dormida». La muerte para Jesús es vida en el sueño, es descanso en su amor. Nosotros creemos que la muerte se trasforma en Vida para siempre. “El que cree en mía aunque muera vivirá para siempre”. Pero todavía hoy muchos no creen en Jesús y por eso 40. Y se burlaban de él. Pero Jesús los hizo salir a todos, tomó consigo al padre, a la madre y a los que venían con él, y entró donde estaba la niña. Jesús no se detiene porque algunos se ríen de el o no creen el El. Se enfrenta a la muerte. Toma la iniciativa, no se queda llorando... actúa... llenos de amor hacia ese padre lleno de dolor por la muerte de su hija que tanto quiere. 41. Tomándola de la mano, dijo a la niña: «Talitá kumi», que quiere decir: «Niña, te lo digo, ¡levántate!» Esa es la vida, levantarse una y otra vez... no quedarnos muertos y tirados por el camino porque algunos ladrones nos atraparon y apalearon... nos quitaron la gracia de Dios y nos hicieron probar el pecado...
 
     42. La jovencita se levantó al instante y empezó a caminar (tenía doce años). ¡Qué estupor más grande! Quedaron fuera de sí. Eso es vivir la vida, caminar siempre, hacer camino al andar, por las vías del Señor. Jesús nos recuerda: “Vayan por todo el mundo y anuncien el evangelio”. Vayan y no se queden esperando que lleguen... Prediquen, anuncien, evangelicen, comuniquen con la música, con la palabra, con el testimonio... como aquel canto que dice: Por Ti mi Dios... déjate quemar si quieres alumbrar... como la vela que para donar luz y calor debe dejarse quemar, consumir... así debería se r la vida de los de Iglesia Joven...
 
     43. Pero Jesús les pidió insistentemente que no lo contaran a nadie, y les dijo que dieran algo de comer a la niña. Que no dijeran nada a nadie... era muy fácil decirlo y ya Jesús sabía que no se puede guardar en el corazón lo que se ve y se escucha cuando es extraordinario como lo que había realizado con esa niña de 12 años. Que hermosa la preocupación de Jesús: “Que le dieran de comer a la niña”. Si era una niña y tenía que seguir comiendo, alimentarse para no volver a morir, debía seguir sintiendo hambre de Dios para seguir creciendo en la vida espiritual.
     Esa era una niña de 12 años y la otra una mujer de 12 años... ¿que le parece?
 
     Espero que algunos sigan escribiendo sus reflexiones sobre este texto. Yo lo hice para mi pero pensando en ustedes muy apreciados jóvenes de Iglesia Joven, de la Ciudadela Don Bosco, del Chaleco, de Santa Ana, del Ricaldone, de Guatemala, de Costa Rica y de todos los demás que seguramente vendrán.
     A todos les deseo con sus familiares la PAZ Y LA ALEGRIA en el ESPIRITU SANTO (Rom. 14,17) que solo el puede donar a todos nosotros. Roma 23.02.2008
.
 
 
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=